Es una campaña de tipo “padrinazgo”. Comenzó en en Abril y concluye esta semana con la entrega.

La misma se basaba en que aquellos interesados en apadrinar a un niño con la compra de una zapatilla se anotarán. Nosotros teníamos una lista con los nombres y talles que necesitaba cada niño (esto nos fue provisto por las directoras de 3 escuelas primarias públicas de Sunchales), entonces le asignabamos un nombre (sin apellido) y un número. Cada padrino luego tenía que dejar las zapatillas en un lugar designado para tal fin.

101 fueron los pares que nos solicitaron desde las escuelas y por suerte pudimos cubrirlos a todos.