La educación es un derecho fundamental, que influye en la vida de cada de niño y joven brindándole herramientas para poder construir un futuro, el suyo, el de todos.

Así lo creemos los jóvenes de Rotaract Club Esperanza. Por eso,  atentos al comienzo de un nuevo ciclo lectivo organizamos, por segundo año consecutivo, una colecta de útiles, mochilas y guardapolvos. Para poder así acortar un poco las brechas y que más niños puedan tener iguales posibilidades de asistir a la escuela con los materiales que necesarios para ello.

La colecta estuvo en marcha por dos semanas a través de cajas colocadas en supermercados, librerías y otros comercios de la ciudad. Lo recaudado fue puesto en condiciones por los chicos del club y entregado a tres instituciones de la ciudad; dos escuelas primarias y un comedor solidario, donde además de alimentarse los niños que asisten reciben clases de apoyo.